Facebook

jueves, 29 de octubre de 2015

LA RADIODIFUSIÓN CHILENA SIGLO 21

Hoy en día (año 2006), según la Subsecretaría de Telecomunicaciones, existen 1780 radioemisoras inscritas, cifra que incluye transmisiones en bandas AM y FM de corte comercial y/o mínima cobertura (de 1watt de potencia y carácter comunitario, surgidas bajo la Ley General de Telecomunicaciones de 1994 y lideradas por Alberto Cancino), así como también de o­nda corta. La mayor parte de las frecuencias mainstream pertenecen a conglomerados extranjeros de gran poder económico, como Iberoamerican Holding (propietarios de Rock & Pop, Imagina, Concierto, Futuro, Corazón, FM Hit, FM Dos y Pudahuel) y CRC (dueños de 40 principales, W, Activa y Bésame). Más los capitales nacionales tienen su contrapartida, como el grupo Bezanilla (que alberga a las emisoras Tiempo, Infinita y Romántica), y Julián García (quien ostenta los títulos de radios Horizonte y Oasis).

Pero además de la masificación y consolidación de la radiofonía, los noventa harían su mayor contribución otorgando omnipresencia e igualdad de condiciones a través de Internet. Así, comunitarias, multinacionales y hasta incluso proyectos completamente virtuales convergen de igual a igual en el cyber espacio. Precisamente de éstas últimas existen sólo alrededor de quince en territorio chileno (frente a tres mil en Estados Unidos), destacándose entre ellas “La Radioneta”… Y es que la web radio -como se le ha bautizado- crece pausada pero progresivamente, esbozando el camino de la que será la más grande de las revoluciones comunicacionales de la historia: la radio basada en tecnología digital y satelital, una radio integrada, interdependiente y a la vez globalizada, capaz de transmitir voz, imágenes y datos simultáneamente, sonido libre de ruidos y recepción de transmisión sin necesidad de conectividad a la Red, desde cualquier punto del país.
 
Así con todo, la radio ha sido y es columna vertebral de la comunicación, actor fundamental en la atención de emergencias y pieza fundamental en la configuración de mercados musicales; y es que para las bandas y artistas, a pesar del escaso apoyo actual a la música y cultura nacional -un magro 15.2%, muy por abajo del promedio en Europa o el mismo Chile en los 40- la radio es la principal herramienta de difusión y llegada al público, mientras que para el ciudadano común significa su mayor medio de información y entretención. Pero para fortuna de todos, el futuro radiofónico significará mucha más información, mucha más calidad, mucha más diversidad y servicios que nunca antes pudiesen siquiera haber imaginado.
 
En Curanilahue, la radioemisora pionera en su integración a la transmisión en internet fue la desaparecida Radio Proyección FM.
 
Larga vida a la radio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario