Facebook

lunes, 11 de septiembre de 2017

VOCABLOS Y COSTUMBRES DE LOS SESENTA

Quizás a propósito de la llegada de septiembre, que nos recuerda la chilenidad, Luis Flores Olave se ha inspirado en escribir algo de la historia de su tiempo en Cañete, a la que ya debieramos denominar "EX Ciudad Histórica", ante el abandono de sus tradiciones y permanente destrucción de su patrimonio, sin tener conciencia alguna principalmente por las autoridades que nos han regido los últimos 20 años.

Por Luis Flores Olave
Hace pocos días me llamó por teléfono mí querido, amigo y colega Carlos Jerez Salgado, desde Curanilahue,  para preguntarme si había escrito algo sobre algunas antiguas profesiones y personajes con quienes ambos, en más de alguna ocasión, habíamos interactuado. Debo reconocer que este hecho gatilló varios recuerdos algo perdidos en el tiempo y que tiene relación con lo vivo del lenguaje y otras yerbas.

En la población Santa Clara de Cañete se realizaban, entre los sesenta y setenta y tantos, largas reuniones de amigos que adoptaron un lenguaje particular, con términos extraídos de diversas lenguas y adaptadas por los usuarios.

DON OMAR ARAVENA CORTEZ, UN HÉROE ANÓNIMO DE CHILE


Los verdaderos héroes no tienen capa ni superpoderes, los verdaderos héroes lloran y sufren, ríen, cantan, sueñan; se esfuerzan y mueven montañas, luchan contra la naturaleza y la adversidad día tras día; pero cada día que amanece respiran hondo, se cubren el cuerpo con esperanzas y salen a dar la batalla por la supervivencia del diario vivir.

Por Francisco Flores Olave 
Esta es la historia de un hombre anónimo como muchos en Chile, pero que su esfuerzo y empuje ha contribuido a la grandeza de nuestro país; es el retrato de una forma de vida que ya no existe, y nunca volverá; es una historia de solidaridad y amistad, de amor por la tierra y la familia, de amor por los hijos y los vecinos.

Es la historia extraordinaria de Don Omar Aravena Cortez; de profesión Maestro Palanquero de Aserraderos, contada por sus hijos.

Don Manuel Omar Aravena Cortez, nuestro padre; nació un 17 de mayo de 1946 en la localidad de Cunco, Novena región; hijo de Segundo Aravena Castro y de Elsa Cortez Ríos, el segundo de 6 hijos.
De pequeño sus padres se trasladan desde Cunco para Pichinahuel, cerca de la Piedra del Águila, motivados por el auge económico maderero.