Facebook

miércoles, 20 de enero de 2016

RECUERDOS DE LA RADIO EN CURANILAHUE

Hace algunos días se celebró en Chile, el Día del trabajador radial, ocasión en que algunas emisoras acallaron sus transmisiones para agasajar a sus trabajadores, pero la mayoría, como se ha hecho una tradición continuó con sus transmisiones habituales (para no perder el rating).

En Curanilahue, la Municipalidad con su alcalde Ahimalec Benitez Silva a la cabeza, realizó una once-ceremonia, a la que que no fui invitado y donde premió a algunos locutores, por su trayectoria.

Los homenajeados fueron Nilda Eliana Rothen que confesó entre 28 y 30 años de radio, desde sus inicios en radio Tucapel de Lebu (y no estoy en un error, ya que en otro comentario digo que radio Tucapel era de Cañete, pero recordemos que una vez que cerró sus transmisiones en esa ciudad por la llegada de la radio Millaray, se instaló en Lebu) que después pasó a llamarse radio Teniente Merino.

Posteriormente Nilda, se trasladó, por motivos laborales, a Curanilahue, en los ochenta y se integró a radio Proyección F.M. con cuyo propietario había compartido labores en la Teniente Merino y finalmente recaló en Experimental F.M. que actualmente es radio Nahuelbuta F.M. donde hace locución desde las 12,00 a 13,00 horas.

QUIEN RECUERDA A LOS PIONEROS DE LA RADIO CAÑETINA Y PROVINCIA DE ARAUCO

Dia de trabajador radial, un momento de descanso para quienes durante los restantes 364 días del año entregan entretención, informaciones, consejos y programación musical. Siempre es bueno detenerse un momento a pensar en lo que ha sido la historia de las comunicaciones radiales que han tenido un avance increíble en los últimos cinco años.
Sin embargo quedan olvidados los nombres de los pioneros: en la década de los cincuenta en Cañete el primer experimento, que no duró mucho; la idea posterior de Manuel Plaza González, un nombre que no puedo dejar de mencionar, ya que con el nacimiento de Radio Tucapel de Cañete se inicia de verdad “la era de las comunicaciones radiales de la provincia de Arauco”

“Oían ustedes...” era una muletilla insacable de Plaza: locutor, radiocontrolador, artífice y aventurero de la vida, como su pariente el atleta, que apenas terminado su Servicio Militar llegó a Cañete. El terromoto del 60 y el manejo de un transmisor perteneciente a la Hostería Lanalhue le dan la idea que años después cristalizaría en la “Tucapel”.

El Centro deportivo Juvenil, el Caupolicán, una casa adyacente al Juvenil, fueron los locales que albergaron esta idea, que por falta de apoyo y visión futurista de muchos en esa época en Cañete, con un remate de pertenencias, deudas insalvables y otras penas le hicieron emigrar a Lebu, donde por cosas de la vida (que no analizaremos aquí) fue despojado de la Radio.