Facebook

lunes, 1 de febrero de 2016

UN CAÑETINO EN MELBOURNE-AUSTRALIA

Tal como dije la semana pasada; Javier Carrillo respondió al desafío de Don Eduardo Sáez y nos ha entregado sus vivencias prácticamente desde niño, en donde nos ha hablado de sus padres, sus proyectos, sueños y anhelos; y en esta oportunidad nos entrega su experiencia del “choque cultural” que provoca enfrentarse a una idiosincrasia totalmente diferente; allí donde el “espíritu de supervivencia” está alerta en todo el sentido de la palabra, y nos prepara para enfrentar con nuestras mejores armas eso invisible que se llama FUTURO.

Estimados lectores; he aquí la segunda parte de esta apasionante y emotiva historia:

 Le cuento más; Don Francisco, ya una vez llegado a Melbourne en septiembre de 1988; me dediqué a estudiar inglés durante 6 meses con un grupo de jóvenes que estaban en situaciones similares; recién llegados y más perdidos que nunca, no entendíamos nada.