Facebook

jueves, 15 de septiembre de 2016

Ramadas, 18 de septiembre, Cañete y mi padre

Resultan increíbles las imágenes que un determinado acontecimiento puede dejar en una persona; basta un pequeño estímulo para que estos vuelvan a ser evocados. A veces estos recuerdos son positivos y otras veces, simplemente, negativos. Da la suerte nuestra que el cerebro tiene la facultad para ir eliminando los que son negativos, liberándonos de una pesada carga.
Ramadas en Cañete 1960

Por eso, y aprovechando la fecha, quiero revivir algunas de esas imágenes.

Mi padre, Luis Ernesto Flores Arriagada, quien se ufanaba cada año de que el embanderamiento general de la ciudad, los desfiles, actividades y sobretodo ramadas eran en su honor ya que había nacido un 18 de septiembre y como tal, disfrutaba a concho su cumpleaños. En realidad la vida, de mi fallecido padre, fue un permanente celebrar dieciochero.

Decir que mi progenitor, tenía una vena artística innegable, tocaba la guitarra y cantaba en forma aceptable, según entiendo, ya que era requerido en muchas partes, especialmente en fiestas campesinas, cumpleaños y ramadas. No por algo, su madre (mi abuela Hortensia) era prima de Carlos Arriagada, padre de los integrantes del trió melódico más destacado de nuestro país en la década de los 50, grandes triunfadores, con éxitos en México, “Los Hermanos Arriagada” (aunque ellos siempre dijeron que eran de Concepción. Nacieron en Cañete y su madre era de Lebu, aunque existen algunos indicios que este hecho habría ocurrido en Antihuala o La Araucana).