Facebook

miércoles, 20 de enero de 2016

RECUERDOS DE LA RADIO EN CURANILAHUE

Hace algunos días se celebró en Chile, el Día del trabajador radial, ocasión en que algunas emisoras acallaron sus transmisiones para agasajar a sus trabajadores, pero la mayoría, como se ha hecho una tradición continuó con sus transmisiones habituales (para no perder el rating).

En Curanilahue, la Municipalidad con su alcalde Ahimalec Benitez Silva a la cabeza, realizó una once-ceremonia, a la que que no fui invitado y donde premió a algunos locutores, por su trayectoria.

Los homenajeados fueron Nilda Eliana Rothen que confesó entre 28 y 30 años de radio, desde sus inicios en radio Tucapel de Lebu (y no estoy en un error, ya que en otro comentario digo que radio Tucapel era de Cañete, pero recordemos que una vez que cerró sus transmisiones en esa ciudad por la llegada de la radio Millaray, se instaló en Lebu) que después pasó a llamarse radio Teniente Merino.

Posteriormente Nilda, se trasladó, por motivos laborales, a Curanilahue, en los ochenta y se integró a radio Proyección F.M. con cuyo propietario había compartido labores en la Teniente Merino y finalmente recaló en Experimental F.M. que actualmente es radio Nahuelbuta F.M. donde hace locución desde las 12,00 a 13,00 horas.

Otra de las homenajeadas, también de la misma radioemisora es Jacqueline Vera, locutora no vidente que lleva once años tras los micrófonos y que por invitación de un ex sacerdote y director de la emisora Nahuelbuta, aceptó el desafío de probar durante un mes y en agosto de este año sumó su año 11 en la locución.

El único varón premiado, Eduardo Alarcón, pertenece al staff de radio Proyección F.M. y cumplió también 11 años de radio, quien pasó desde la presidencia del fútbol amateur a los comentarios deportivos y posteriormente a la producción de programas musicales, labor que comparte hoy con su trabajo de taxista. En el caso de Eduardo, es para mi un sentimiento especial ya que tuve el privilegio de “descubrirlo” y adentrarlo en el mundo de la radio.

Me pareció curioso, pero no hubo premios para la única radio comunitaria legal de la comuna como es “Mariano Latorre” que pertenece al Liceo del mismo nombre y que cumple tres años de óptimo funcionamiento, con alta calidad programática y técnica y donde mantengo desde hace varios meses un programa musical dedicado al rock and roll (década de los 50) los días sábados y jueves, durante sesenta minutos bajo el nombre de “El tren hacia el olvido”.

El día 21 de septiembre me permitió sentarme un rato y recordar a aquellos que en Curanilahue fueron los impulsores de la radiotelefonía y que permanecen olvidados, a pesar que los encontramos a diario en las calles o en sus labores profesionales. Menciono algunos de ellos (disculpen los que olvido o no conocí) José Vidal (obrero en Enacar), Mario Vidal (profesor en Arauco), Juana Espinoza (paradocente), Alicia Luna (¿?), Gabriel Alarcón (sonidista Municipalidad) Teresa Hormazabal (Dueña de Casa), Manuel Medina (auxiliar hospital), saludos a todos ellos y felicidades en lo que les corresponde de la historia comunal de esta importante actividad.

A la distancia, en Cañete, saludos a mi gran amigo Juan Gutierrez Gfell, oriundo y amante de su ciudad natal Purén y que llegó en 1969 a hacerse cargo de los controles de radio Millaray A.M. en Cañete y desde donde nunca volvió a salir, menos aún cuando la gerencia de la radio le solicitó enseñara a radiocontrolar a una lola y tanto le enseñó que terminó contrayendo matrimonio con ella. Actualmente sus hijos son adultos y me correspondió trabajar con uno de ellos en las transmisiones del Campeonato Sudamericano de fútbol que se realizó allá, en Cañete mi tierra natal. Felicidades “Mono” recuerda que eres el trabajador más antiguo en la radio en la provincia de Arauco, felicidades también a Lucho Zapata en Lebu, que ostenta igual record y a mi (ja ja ja) que ya cumplí 34 años en esta querida actividad, 25 de ellos en Curanilahue.
Publicado originalmente el: 13 de octubre de 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario