Facebook

lunes, 16 de noviembre de 2015

ROY REYES CHÁVEZ, Su historia nueve años después

Francisco Flores nos sorprende esta vez con el recuerdo de una fecha fatídica para nuestra ciudad. Pero lo hace realzando a uno de sus mártires, destaca la corta sacrificada y sufrida vida de un joven cañetino, Roy Reyes, que iba a ser homenajeado por esos méritos y destacar en un mundo militar al que le gustaba pertenecer, a pesar de los duros castigos que ahí recibía, tal como lo cuenta hoy su hermana Catalina.

El 12 de noviembre del año 2006 a las 11 horas de la mañana se encendieron las alarmas y el país entero se hundió entre la incertidumbre y el dolor.
 
El bus que llevaba a la Banda De Instrumental del Regimiento Reforzado Nº 7 “Chacabuco” de Concepción, hasta Cañete a compartir un nuevo aniversario de su refundación; se había precipitado a las frías aguas del río Tucapel en el puente Quelén - Quelén y como consecuencia de aquello fallecieron 19 personas y entre ellas el joven cañetino que por esos días realizaba su servicio militar y además era el Tambor Mayor de la mencionada banda.
 
El joven Roy Reyes Chavez además sería homenajeado por la Ilustre Municipalidad representada por el Alcalde del momento Señor Jorge Radonich Barra, como Hijo Ilustre de la ciudad por méritos ganados a costa de sacrificio y esfuerzo.
 
Muchas fueran las voces que se elevaron y dieron opiniones de diversos modelos al respecto; que el puente, que la curva, que la velocidad, que pasaba por invitar gente de afuera, que la ruta era muy estrecha; en fin.
 
Hasta la Presidenta Bachelet dijo que el problema se solucionaría con la construcción de una nueva ruta que sería de dos pistas. Pero parece que nadie le avisó que el trazado llegaría hasta la bifurcación de Cerro Alto. ( Leer acá )
 
Ha transcurrido el tiempo; 9 años ya y estamos en este momento peor que antes porque la mencionada ruta nueva ha causado más problemas que soluciones a la población de la provincia.
Con la ruta nueva; de dos pistas como lo prometió la Presidenta Bachelet los accidentes han aumentado, especialmente en el sector de Cerro Alto en donde construyeron una rotonda, de esas que en todas partes están siendo eliminadas por inútiles y se están rediseñando de una mejor manera los cruces.
 
Hoy, a 9 años de aquel viaje fatal en que la desgracia entristeció a muchas familias junto al país, quiero recordar aquello porque la memoria es frágil y los héroes se olvidan; el legado enaltecedor muchas veces es pisoteado con la cruel indiferencia que nos hunde en la negación del enriquecimiento del alma y el refinamiento de los sentimientos que nos pueden acercar a Dios.
Porque la memoria del pasado nos hará ver mejor el futuro, a 9 nueve años de aquella tragedia, quiero recordar la historia del conscripto cañetino que venció el destino y la adversidad y se elevó hasta el Olimpo de los Grandes Hombres de la Patria: Roy Reyes Chavez, visto por su hermana Catalina
 
ROY REYES CHAVEZ, LA VERDADERA HISTORIA
Mucho se ha cuestionado por algunas personas de Cañete el hecho de que Roy Reyes Chávez, Tambor Mayor del Regimiento Chacabuco de Concepción, fallecido junto a otros compañeros en el fatídico viaje del 12 de noviembre del 2006 a celebrar el aniversario de Cañete; haya sido nombrado Hijo Ilustre de la ciudad; de manera mezquina y egoísta se ha puesto en duda los méritos para ello; se ha llegado incluso a deslegitimar tal nombramiento.
 
Esas personas tal vez no se han puesto a pensar serenamente que un nombramiento de tal naturaleza a un joven de tan corta vida, y con sus ideales y metas claras; puede ser un incentivo a nuestra juventud muchas veces desorientada por falta de ejemplos a seguir; entonces, al final que importa si la medida fue tomada en reunión de concejo municipal o el Sr. Alcalde “corrió con colores propios” en tal decisión; si los méritos de Roy son precisamente su perseverancia en lograr sus objetivos, su lucha constante por ello a pesar de las dificultades, y eso, solamente eso, ya es digno de imitar.
Pero, ¿quién era Roy Reyes Chávez? ¿Cómo logró su objetivo? Aquí está su historia contada por su hermana Catalina; lean estimados amigos sin apasionamientos y juzguen por ustedes mismos, son libres para ello.
Mire Don Francisco (Flores); a él de muy niño le gustaba ser militar; a los 7 años se puso la ropa militar de un primo y se sentía muy feliz; soñaba con ser militar.
Roy se crió con su abuelita porque sus padres se separaron cuando solo tenía 2 años; él sufrió mucho porque no tuvo el cariño de su padre; sólo su mamá lo iba a ver cada vez que podía porque sólo trabajaba para él.
Cuando iba a pasar a octavo año llegó a Cañete porque su abuelita ya estaba enferma y no lo podía seguir atendiendo. Estudió su 8vo año básico en el 2002 en la Escuela Ruby Nelson Silva Salas; ahí practicó gimnasia acrobática, actividad que le gustaba mucho, era muy bueno para ello; Y salían a diferentes partes a participar.
Después pasó a primer año medio; el que hizo en el liceo B-56 de Cañete; ahí encontró amigos a quienes les gustaba la música al igual que a él; entonces formaron una banda que llamaron Banda Tucapel, en ella tocó el pito y el bombo; además fue el guaripolista de la banda.
Después pasó a segundo medio y por cosas de la vida se vino a vivir acá a mi casa; aquí sólo le importaba la banda; no le gustaba mucho estudiar, pero nosotros le inculcamos la obediencia y la responsabilidad, así que de a poco entendió que estar preparado en la vida, había que estudiar.
Mientras vivió aquí en mi casa conoció un grupo de amigos a quines les gustaba boxear, actividad que también le gustó, y comenzó a practicar boxeo; con este grupo salieron a diferentes partes a participar hasta que un día llegó muy feliz por que había ganado una medalla que regaló a mi esposo a quién quería como a un padre, porque nosotros le dimos mucho cariño; tanto como a un hijo.
También mientras vivió en mi casa y siendo mi hijito de dos años su regalón, le comenzó a enseñar todos los movimientos con un escobillón, además que eso le servía de ensayo que realizaba en plena calle y a la vista de todos nuestros vecinos quienes gozaban y se maravillaban con su espectáculo.
Posteriormente se cambió al liceo Alonso de Ercilla de acá de Cañete; ahí estaba estudiando Ventas, pero su pasión era la banda; y como ese liceo no tenia banda, insistió hasta entrar a la banda del liceo Gabriela Mistral; liceo en el cual no estudiaba; pero como era muy bueno en sus movimientos con la guaripola lo aceptaron.
Con el otro guaripolista que tenía la banda ensayaron mucho y en los desfiles la movían los dos de manera simultánea. En el año 2006 decide con sus 17 años entrar al regimiento de voluntario; para nosotros fue muy triste, en especial para mí, yo no quería que lo hiciera porque me habían contado lo mucho que sufrían; pero mi mamá estaba muy ilusionada que fuera uniformado. Además, a él también le gustaba mucho, y cuando salió la lista de llamados el estaba ahí; se fue a presentar y dio los exámenes correspondientes; pero, por su dentadura lo rechazaron; pero el con su insistencia le dijo a nuestra mamá que hablara con un tío que es carabinero en Santiago; y este tío nuestro hizo todo lo posible para que lo aceptaran; allí le dijeron entonces que arreglara su dentadura y ahí podía entrar. Nuestra madre lo llevo a un dentista y le arreglaron toda su dentadura.
Y en abril del año 2006 se fue al regimiento, adonde entró muy ilusionado y con proyectos de quedarse de planta. Allí estaba terminando su tercer y cuarto año medio porque en el año 2005 no quiso terminar el tercero ya que estaba aburrido de estudiar y faltaba mucho a clases por ir a ensayos de bandas; pero, según contaba le estaba yendo bien en sus estudios allí.
Allí en el regimiento, una vez que se dio cuenta que había una banda, empezó a conversar con el que la dirigía; y también conversó con el instructor de la banda que él era guaripolista de una banda de Cañete, y que era de los buenos, no le creyeron, pero él en todo era muy insistente.
Cuando vino de franco se llevó una foto donde salía de guaripolista para mostrarla al Instructor, pero aún así le dijeron que no, porque un guaripolista tenía que ser con un grado y él sólo era conscripto, no conforme con esto un día que estaban mirando quienes tenían que ver con el nombramiento, tomó el palo del escobillón y lo hizo bailar entre sus dedos como acostumbraba. Bastó sólo eso para que el instructor le dijera que le daría una oportunidad.
Le tocó ensayar mucho hasta que llegaron las Fiestas Patrias, ahí empezó todo, porque tenia que demostrar lo bueno que era. Fueron a diferentes partes; a Arauco, Chiguayante, San Pedro, Curanilahue, se empezó entonces hablar maravillas de él; lo comenzaron a llamar “el rey de la Guaripola”; “el orgullo del Regimiento Chacabuco”. Los diarios de Concepción hablaban de él; lideró la Parada Militar de Concepción.
Para nosotros; su familia, fue esto motivo de un tremendo orgullo, además siempre decía que nos iba a dar razones para que hubiera mucho gozo en nuestros corazones.


EL FATIDICO VIAJE
Ahora le cuento don Francisco como se gestó el fatídico viaje que costó la vida de nuestro Roy, y de tantos de sus compañeros.
Cuando nosotros con mi mamá vimos todas las cosas lindas que hablaban de él decidimos ir hablar con el Sr. Alcalde de Cañete para contarle lo que estaba logrando allá y lo que decían los diarios; además que destacaban que el guaripolista era cañetino; entonces le dijimos al Sr. Alcalde que no sólo era su nombre el que estaba destacado en los diarios sino también el de Cañete; además que mi hermano me había dicho; “hermanita habla con el Sr. Alcalde y dile que para el aniversario de Cañete solicite la Banda de Guerra del Regimiento”; esto con la intención de darle realce a la ceremonia, además para que Cañete viera que él estaba representando a todo nuestro pueblo.
Fue eso solamente lo que yo pedí al Sr. Alcalde; pero él encontró que Roy se merecía mucho más; entonces mandó la invitación al regimiento diciendo que a Roy Reyes lo iba nombrar Hijo Ilustre de la ciudad; en el regimiento no lo podían creer, pero la respuesta fue negativa porque dijeron que la Banda de Guerra no podía venir porque parte de ella andaba en campaña; pero si podía venir la Banda Instrumental.
Fue así como emprendieron su viaje.
Antes Roy siempre llegaba los viernes pero ahora no lo hizo porque lo habían castigado; últimamente pasaba casi todos los fineS de semanas castigado.
Y en ese viaje venían 3 soldados que también estaban castigados y les propusieron ir a Cañete o continuar con el castigo; por supuesto que ellos en vez de estar en castigo decidieron venir, también venía su cabo, su teniente, y su instructor de banda; todos ellos venían a acompañar a mi hermano porque lo iban a homenajear.
Para nosotros, su familia, la verdad que fue toda una sorpresa porque yo pensaba que él solo venía a desfilar; pero nunca nos imaginamos de tal nombramiento; Roy lo sabía, pero no lo dijo antes a nadie de nosotros para darnos la sorpresa.
Entonces ese día 12 de noviembre del 2006 que jamás olvidaremos pasó la tragedia que usted, Don Francisco ya sabe Pero, a pesar de todas las alegrías, él estaba muy aburrido del regimiento porque los trataban muy mal.
El me contaba todo a mí; lo único que no me contó fue que un cabo, que no sé su nombre quebró un palo de escobillón en su espalda; yo supe después que él falleció; lo supe porque la niña que era su polola lo tiene grabado, donde él con sus propias palabras lo dice, este cabo le pegó porque había estado enfermo toda la noche anterior; según su relato no había dormido, y al otro día estaba durmiendo encima de la cama cosa que no podían hacer, entonces llegó este cabo y le dijo que se tomara la punta de los pies para luego darle por la espalda con un palo.
Don Francisco, mi hermano estaba aburrido del maltrato que le daban en el regimiento, pero como a él le gustaba la música decidió, y le dijo a sus padres que quería ir a la Escuela de Suboficiales; hizo la postulación, pero como tenia un tatuaje tenia que sacárselo para entrar en caso de ser aceptado; pero eso tenia un costo, el que informó a sus padres; y ellos como lo querían ver de uniforme en un día futuro no dudaron en decirle que sí.
Cuando se lo fue a sacar estuvo mucho tiempo en curaciones; esto a mí personalmente me daba mucha pena verlo, pero todo eso lo hacía porque el sabía que si ingresaba a la Escuela de Suboficiales llegaría el día de cumplir el enorme sueño de desfilar en el Parque O’higgins como Tambor Mayor; bueno, por desgracia esto nunca se cumplirá.
                         Ciertamente que las últimas palabras de Catalina, hermana de Roy encierran una verdad absoluta, nunca se cumplirán los sueños de este joven cañetino, y por lo mismo su entusiasmo, perseverancia y esfuerzo debe ser valorado y exaltado en su real magnitud en beneficio del resto de nuestra juventud cañetina.
 
Por Francisco Flores Olave

No hay comentarios:

Publicar un comentario